Acerca de La Casa

Hace diez años, imaginábamos crear un espacio para la creatividad a través del arte. Hoy celebramos la comunidad, expresión y libertad que representa.

  

Un proyecto sustentable que desde sus inicios se formó basado en los valores e infinitas posibilidades que el arte circense representa en sus distintas disciplinas. Un espacio único donde cada persona pudiera encontrar su propia voz a través de las artes interdisciplinarias.    

 

Además de formar y preparar a los artistas del futuro, nos enfocamos en ofrecer un lugar seguro donde conectar individual y colectivamente, un lugar lleno de bienestar y positivismo para que puedas experimentar, crear, ser y crecer en un espacio inclusivo donde las posibilidades son infinitas. Para nosotros, el éxito se mide en las numerosas historias que vienen a contarse dentro de esta Casa, en celebrar el lenguaje que nuestro cuerpo humano nos permite contar a través de sus habilidades y en la hermosa comunidad que hemos logrado formar durante una década.

 

Creemos en el poder que tiene el arte para transformar y nos mueve saber que podemos ser un ejemplo de positivismo para las nuevas generaciones y compartirles herramientas que los hagan creer en ellos mismos.


Hoy en día, nos enfrentamos a un mundo incierto donde solo nos queda evolucionar en busca de nuevas formas de apoyarnos, conectarnos y seguir creando juntos.


Fundadores
Silvestre Mejía y Shawna Tavsky

“El circo es, por definición, una forma de arte que busca en todo momento tomar riesgos. La Casa es un espacio que asume los riesgos que la disciplina impone, pero dentro de un entorno controlado y seguro, con personal capaz de inspirar y desarrollar el talento. Es un espacio en donde cada individuo puede perfeccionar sus habilidades, practicar una forma de arte que le brinde placer, o bien para dominar una disciplina. Por su parte, la comunidad artística crece y se consolida como un espacio vital, importante, fuerte y desafiante, una comunidad que guía desde la consciencia social con el ejemplo de su práctica.” – Howard Richard Director de creación Ecole nationale de cirque, Canadá, 2019

Una casa llena de amor, magia, aprendizaje, memoria y posibilidades.