A toda la comunidad de La Casa:

Hace diez años estábamos buscando un espacio donde pudiéramos crear. Más cerca de lo que pensábamos, en Coyoacán, una hermosa casa de ladrillo estaba esperando ser encontrada, esperando a llenarse de vida, amor y magia.

Gracias.

Gracias a todos los que sonrieron, sudaron, lloraron, rieron, aprendieron y compartieron con nosotros en los últimos diez años. Hermosas historias se contaron a través de personas muy bonitas y queridas.

Nos entristece anunciar que La Casa ha cerrado sus puertas oficialmente. Es difícil tener que decir adiós, pero como todos los finales, este es un nuevo inicio y seguro nos veremos en el camino.

No podemos armar un último espectáculo, una última celebración. Así que quisiéramos invitarlos a compartir sus mejores historias y momentos en los comentarios, como nuestra manera de celebrar juntos esta última y maravillosa década.

Amen y sean muy amados…

Silvestre y Shawna