Bogotá en LaCasa • Casa de Artes y Circo Contemporáneo
18488
post-template-default,single,single-post,postid-18488,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Bogotá en LaCasa

El pasado 14 de noviembre de 2018, 6 jóvenes colombianos visitaron La Casa como parte del programa Bogotá Líder. Este programa es impulsado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OIE) como estrategia que busca fortalecer los proyectos e iniciativas significativas de las organizaciones sociales juveniles. Comprende el desarrollo de un proceso de formación, apoyo mediante incentivos e intercambio de experiencias como herramientas que ayuden a proyectos dirigidos a la consolidación de la convivencia y diversidad como ejes de paz y de vida en comunidad.

Para ello, la OEI convocó a diferentes espacios en México con experiencias exitosas referentes a la construcción de espacios públicos a través del arte, la cultura y el deporte, que pudiesen ser aliados en este programa. Así Casa de Artes y Circo C. recibió a Maryory  Arguello, Lina Maria Córdoba, José Francisco Cuesta, Jean Fernel Durango, Maycol Alberto Prieto y Juan Pablo Zuluaga, un grupo de jóvenes colombianos no mayores a 30 años, representantes de proyectos que apuntan a ser de gran valor social, cultural, artístico y/o deportivo y que buscan de una u otra manera colaborar a la consolidación de la paz y la vida en comunidad en su país. Con ellos hemos compartido la historia, estrategias, objetivos y la visión de LaCasa.

La visita comenzó con un recorrido por las instalaciones, un paseo muy revelador que nos hizo recordar el hermoso y afortunado espacio que tenemos, el que ha ayudado a que este sueño del circo se haga realidad cada día. Un recorrido que podría haber durado no más de 15 minutos se convirtió en una lluvia de preguntas, fotos, comentarios y propuestas que nos hicieron ver con otros ojos cada uno de los rincones de esta casa roja.

Más tarde pudieron presenciar las clases que habitualmente tenemos en casa, para luego pasar a una charla en la que hubo más preguntas, en la que las respuestas nos hicieron visualizar el camino que hemos recorrido, lo que La Casa y sus ladrillos rojos han vivido a lo largo de 8 años, el sitio en el que se encuentra ahora y a visualizar un futuro encantador. Cada pregunta y comentario de nuestros visitantes nos hizo repensarnos y reconocernos. Sin duda los beneficiarios de este programa no sólo fueron nuestros visitantes.

Una experiencia maravillosa, que además de ser una estrategia pedagógica muy valiosa, promueve la creación de lazos y redes de colaboración y comunicación entre proyectos que coinciden por su esencia en el marco de las artes, el deporte, actividades recreativas etc  y que buscan crear o fortalecer grupos específicos.

Tener este tipo de encuentros nos permite recordar las similitudes que tenemos con países con los que no solo compartimos un continente o un idioma, sino una historia que nos hace coincidir en la manera de resolver asuntos sociales y que nos afectan de una manera muy parecida. Lo interesante es escuchar las vías que cada uno hemos encontrado para resolverlo y situar coincidencias y diferencias en este andar. Ahí nos dimos cuenta que desde distintos lenguajes y nichos compartimos necesidades y deseos, ya sea desde los lentes de una educación para la paz, o para la resolución de conflictos, desde la comunicación asertiva, los feminismos y el pensamiento decolonial ambas culturas se ven obligadas a co-crear espacios y momentos de intercambio. Por eso, fomentar este tipo de encuentros dentro del contexto globalizado no sólo es enriquecedor para las organizaciones, colectivos o instituciones, sino que para ciertos grupos vulnerables estos espacios pueden representar una necesidad primordial.

Frente a las adversidades y dificultades a las que nos enfrentamos en latinoamérica en La Casa pensamos que compartir y colaborar con personas que trabajan por hacer del mundo un mundo más libre, más justo e inclusivo a través de las artes, la cultura y el deporte no solo nos  fortalece como ciudadanos del mundo sino que nos permite visualizar y construir alternativas en conjunto para hacer posibles nuestro sueños de forma local y comunitaria.

Desde acá agradecemos a todas aquellas personas que al igual que nosotros crean y comparten maneras de entender y hacer comunidad.